Un penalti muy polémico allana el camino el festín del Mallorca

Los bermellones no marcaban cinco goles en Primera desde hace 12 años...


| DEPORTES |

Comparta esta Noticia


Un penalti muy polémico allana el camino el festín del Mallorca
-> Redaccion El Espectador Hn <-
30 de Junio del 2020

El Mallorca consiguió una goleada que le permite soñar. Los bermellones se dieron un festín de primera. Cinco goles celebraron en el Visit Mallorca Estadi contra el Celta en un partido que les vuelve a meter de lleno en la lucha por la permanencia. Cinco goles para demostrar que aún hay vida. Cinco goles para quedarse a cinco puntos de la salvación, que marca el equipo vigués, con el que tienen el goal average particular ganado después de la manita.

Hacía 12 años, desde marzo de 2008, que el Mallorca no disfrutaba de un partido así en Primera. Entonces fue un siete al Recreativo de Huelva (7-1). Eran los buenos tiempos de Arango, Güiza o Ibagaza, jugadores míticos en la isla. Esta vez los que se pusieron las botas fueron Budimir (2), Cucho Hernández, Pozo y Salva Sevilla, cuatro de los pilares sobre los que Vicente Moreno quiere edificar el objetivo de evitar el descenso. Kubo, el quinto hombre clave, participó en tres de los cinco tantos.

El Mallorca jugó como lo que era, un partido crucial para su futuro. El Celta, después de empatar contra el Barça y de la renovación de Òscar Garcia en el banquillo, se dejó llevar totalmente, como si la cosa no fuera con él. Craso erros, los celtiñas no pueden respirar tranquilos ni mucho menos y el 5-1 se lo recordó.

Los locales fueron mucho mejores pero el partido se inclinó de la forma más artificial, con un pseudopenalti. Nada más empezar llegó el lío. El Celta intentaba salir con el balón desde atrás y Santi Mina trato de proteger la posesión de la presión de Dani Rodríguez, que a punto estuvo de rozar y robar el balón. No se lo llevó pero sí que cayó de forma aparatosa en el área delante del delantero gallego. El árbitro señaló el punto de penalti ante la incredulidad de Mina, que juraba que no y le pedía encarecidamente que consultase con el VAR, pensando que se haría justicia.