Los dos años de Elvis Presley en el ejército: cuando pasó de ser ídolo juvenil a héroe nacional

Sirvió a las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos...


| FARANDULA | 06 de Abril del 2020

Comparta esta Noticia


Los dos años de Elvis Presley en el ejército: cuando pasó de ser ídolo juvenil a héroe nacional

Llega un momento en la vida de un hombre en la que debe cumplir con sus deberes cívicos. Así lo entendió Elvis Presley cuando, a fines de 1957, recibió la carta que lo convocaba a hacer el servicio militar obligatorio. Estaba en la cúspide, se había convertido en la estrella más grande de su generación y era el ídolo de la juventud, pero decidió hacer la conscripción como una persona normal. Fueron dos años, entre 1958 y 1960, en los que el Rey del Rock hizo una pausa en su carrera para servir a su país.

Cuando Elvis cumplió los 21 años el 8 de enero de 1956, sabía que podía ser llamado por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos en cualquier momento. Finalmente recibió la notificación cerca de la Navidad del año siguiente, pero previo pedido de autorización al Pentágono inició su entrenamiento recién en marzo del ‘58 porque estaba comprometido con la producción de la película King Creole.

La intención inicial de la cúpula del ejército era que el músico formara parte de las llamadas Fuerzas Especiales y su función iba a consistir principalmente en brindar shows para los soldados, como solían hacer las estrellas en ese momento. Sólo tendría que hacer seis meses de entrenamiento básico y actuar frente a los marines cuando el gobierno se lo requiriera. Pero su manager, el Coronel Tom Parker, se negó rotundamente. Los shows que hacían los artistas para las tropas eran grabados y vendidos a los canales de televisión y todas las ganancias eran destinadas a la armada. Parker no estaba dispuesto a que su cliente actuara gratis, y menos aún que una performance suya sea televisada sin cobrar un dólar. No, Elvis debía cumplir con el servicio militar de manera regular sin ningún privilegio especial.

Elvis Presley (Paramount/Kobal/Shutterstock)

Elvis Presley (Paramount/Kobal/Shutterstock)

Presley tomó la noticia con disgusto, pero aceptó los argumentos de su manager, que veía la conscripción como una forma de lavar su imagen. Si bien para los jóvenes Elvis era un modelo a seguir, los adultos lo veían como una amenaza, un rebelde que atentaba contra las buenas costumbres con sus movimientos de cadera, considerados sexualmente explícitos y vulgares. Cumpliendo con su deber patriótico como cualquier persona, aducía el Coronel, sería visto por toda la sociedad como un héroe y regresaría a los escenarios con una popularidad aún mayor. En cambio, tener un trato preferencial aumentaría el enojo de las familias norteamericanas, ya que no iba a ser justo que él, por el mero hecho de ser famoso, no fuera sometido al mismo régimen que los demás chicos de su edad.

Lo que más le preocupaba a Elvis era lo que iba a suceder con su carrera luego de estar dos años en el ejército. Temía que ese tiempo fuera de la esfera pública arruinara su éxito y que la moda del rock and roll desapareciera, o aún peor, que el público se olvidara de él. Se aseguró de que su papel en King Creole fuera memorable para poder retomar la actuación a su regreso, pero también grabó material suficiente para asegurarse de que entre 1958 y 1960 siempre tuviera una canción nueva sonando en la radio.

El ingreso del Rey del Rock and Roll al servicio militar se hizo con bombos y platillos, aunque para sus fanáticos fue un golpe duro. Toda la prensa estuvo presente cuando Elvis se subió al micro que lo llevó a Fort Chaffee, Arkansas, junto con el resto de los reclutas. Allí recibió el clásico corte de pelo militar frente a las cámaras. A los cuatro días fue transferido a Fort Hood, en Texas, para completar su entrenamiento en la división de tanques. Las Fuerzas Armadas no pudieron tener a Elvis para entretener a las tropas, pero el seguimiento que hicieron los fotógrafos de sus primeros días les dio una publicidad sin precedentes.