¿Qué sigue en la guerra contra el coronavirus COVID-19?

Para comprender lo que se avecina, los epidemiólogos estudian los lugares que fueron afectados...


| CORONAVIRUS | 06 de Abril del 2020

Comparta esta Noticia


¿Qué sigue en la guerra contra el coronavirus COVID-19?

En primer lugar, tenemos una serie de herramientas que funcionan. Incluso para los países que fallaron en su respuesta inicial, como Italia y Estados Unidos, hay esperanza: el distanciamiento social logra frenar el contagio, y lo hace rápidamente, a unas cuantas semanas de la implementación de medidas estrictas.  Tanto Italia como Irán parecen haber dejado atrás lo peor de esta ola de COVID-19, según las cifras de detección de nuevos casos. Pero, aunque el surgimiento de nuevos casos se ha ralentizado, las muertes continúan a un ritmo elevado porque a menudo las personas fallecen hasta cuatro semanas después de haberse infectado. En Estados Unidos, dos de las primeras zonas que sufrieron brotes fueron el área de Seattle y New Rochelle (un suburbio de Nueva York). En ambos casos hubo respuestas firmes: en New Rochelle se implementó una controvertida zona de contención y el estado de Washington colaboró con las grandes empresas para que la gente trabajara desde sus casas.

En segundo lugar, miles de personas seguirán muriendo debido a los errores y la autocomplacencia del pasado.

Una pandemia es como un buque petrolero: continúa avanzando mucho después de que se han activado los frenos. En China, no hubo una caída significativa en las muertes sino hasta que transcurrió un mes de la imposición de los controles. Los beneficios del distanciamiento social tardarán un tiempo en expandirse a través del sistema estadounidense, y continuarán registrándose nuevas infecciones y muchas más muertes.

En tercer lugar, aunque podamos aplanar la curva, volverá a subir cuando relajemos el distanciamiento social.

Estas son más malas noticias, ya que parece que muchas personas creen que una vez que superemos uno o dos meses sombríos, la pesadilla habrá terminado. Pero el virus es resistente, y los expertos en salud advierten que esta podría ser solo la primera oleada de muchos brotes de infecciones hasta que se obtenga una vacuna en algún momento de 2021.

Incluso Japón, después de su éxito inicial, está presentando un aumento en las infecciones, mientras que China y Corea del Sur luchan con infecciones importadas. Eso parece que será inevitable a medida que las economías se reinicien y se reanuden los viajes.