Beneficiados por la Operación Honduras Solidaria: Agradecimiento y emoción afloran entre beneficiarios

“Esto es como una bendición del cielo”, expresa Marleni Sierra....


| HONDURAS | 25 de Marzo del 2020

Comparta esta Noticia


Beneficiados por la Operación Honduras Solidaria: Agradecimiento y emoción afloran entre beneficiarios

Tegucigalpa, 25 de marzo. Con mucho agradecimiento y emoción recibieron hoy los vecinos de la colonia Los Pinos de Tegucigalpa la entrega de alimentos de la Operación Honduras Solidaría, que dotará de Sacos Solidarios a más de 800.000 familias pobres, unos 3,2 millones de personas, que por la situación que atraviesa el país por el coronavirus no pueden salir de sus casas, lo que agrava sus condiciones de vulnerabilidad. La Operación Honduras Solidaria es una iniciativa del presidente Juan Orlando Hernández que busca reducir esa vulnerabilidad, como parte de las medidas sanitarias, económicas y de seguridad implementadas por su Gobierno para contrarrestar el coronavirus

Marleni Sierra y María del Rosario Rueda son dos vecinas de Los Pinos cuya suerte cambió con la llegada de los alimentos, pues no han podido realizar sus actividades -venta de golosinas y comida las primeras, y lavado y planchado la segunda- durante el periodo de cuarentena decretado por el Gobierno para combatir la propagación del coronavirus. A las 7.30 de la mañana, doña María del Rosario, de 65 años y con más de 20 años de residir en la colonia Los Pinos de Tegucigalpa, salió a atender a la brigada compuesta por las Fuerzas Armadas, Copeco, Guías de Familia y dirigentes comunales, para recibir su saco de comida para 15 días.

“Muchas gracias, es algo que nos servirá de mucho”, dijo con una sonrisa tímida al recibir el saco de comida en la puerta de su casa. “Yo lavo y plancho ropa, pero por la cuarentena no había podido salir a comprar comida”, dijo doña María del Rosario, ataviada con vestido rosado y lentes color verde, residente en el Bloque A, uno de los sectores más vulnerables de Los Pinos, y cuya casa está ubicada en la falda de una de las muchas colinas que hay en el sector.

Doña María del Rosario fue una de las primeras 300 beneficiarias sorprendidas al recibir muy temprano en la mañana los alimentos en su casa, situada en una zona donde hay que subir en automóvil con doble tracción y por una calle en la que apenas puede transitar un vehículo. “Casi no tenía comida. En mi casa somos tres personas y al no salir a trabajar, no había podido obtener más comida. Gracias al presidente y a los que han colaborado para traernos esta comida hasta la casa”, dijo con una mirada también de agradecimiento.

Comida que se deberá estirar

En el Bloque F Los Pinos, doña Marleni Sierra, de 58 años, no pudo ocultar la emoción de recibir alimento en su hogar. Tenía todo en la mesa listo para ordenarlo en las alacenas que lucían vacías.