Feminismo blando, préstamos y selfis: la gira de Ivanka Trump por Suramérica


| MUNDO | 28 de Enero del 2020

Comparta esta Noticia


Feminismo blando, préstamos y selfis: la gira de Ivanka Trump por Suramérica

En Paraguay bailó abrazada con una agricultora. En Argentina, una panadera intentó enseñarle a preparar un panecillo llamado bola de fraile. En Colombia, las mangas de su vestido le robaron la atención a su discurso. Ivanka Trump, la hija de 37 años del presidente estadounidense y asesora de la Casa Blanca, estuvo de gira por tres países suramericanos la semana pasada.

Oficialmente, se trataba de un viaje para promover la Iniciativa de Desarrollo y Prosperidad Global de las Mujeres, un programa del gobierno de Trump financiado en parte por el Departamento de Estado, el Banco Mundial, Unicef y empresas como Walmart, UPS y P&G. En la práctica, era un poco más complicado.

“Para cualquier país que la reciba el principal desafío es el protocolo”, dijo Gabriela de la Paz, profesora de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey. “Ella tiene una oficina en el Ala Oeste, el acceso a su padre y, muchas veces funge como primera dama, entonces lo complicado es saber si le das un lugar más importante, por ejemplo, al vicepresidente Mike Pence, a quien le correspondería por su cargo, pero todos sabemos que a la vez ella es la persona que más quiere Donald Trump en el mundo”.

Ante una visita que habilitaba distintos niveles de especulación política (lo que el viaje implicaba oficialmente, lo que podía representar para la Casa Blanca y lo que significaba para Ivanka Trump misma), el gobierno de cada país anfitrión pareció tramitar su presencia con una combinación de diplomacia y teatralidad. Según expertas entrevistadas, la hija mayor del presidente Trump parecía tener más clara la prioridad de su gira: mejorar su imagen global.