Revelan detalles del entramado narco de Hugo Chávez para "inundar" a Estados Unidos de cocaína


| ESPECIALISTAS | 15 de Septiembre del 2019

Comparta esta Noticia


Revelan detalles del entramado narco de Hugo Chávez para "inundar" a Estados Unidos de cocaína

El presidente venezolano Hugo Chávez a mediados de la década de 2000 ordenó a sus principales lugartenientes que trabajaran con la guerrilla marxista colombiana para inundar a los Estados Unidos con cocaína en los esfuerzos de su gobierno para combatir a la administración Bush, según documentos estadounidenses obtenidos por The Wall Street Journal que arrojan nueva luz sobre la lucha del régimen de izquierda con Washington.

Los documentos, preparados por fiscales federales del Distrito Sur de Nueva York, describen por primera vez el posible papel de Chávez, un ícono de la izquierda latinoamericana que murió de cáncer en 2013, en el tráfico de drogas. Afirman que varios líderes que sirvieron a Chávez y permanecen en puestos clave en el régimen de Venezuela hoy manejan el tráfico de cocaína como arma contra su adversario ideológico, Estados Unidos.

En 2005, Chávez convocó a un pequeño grupo de sus altos funcionarios para discutir los planes de enviar cocaína a Estados Unidos con la ayuda de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), dijo un participante en la reunión que, en ese momento, era un juez de la Corte Suprema de Venezuela, según los documentos. La administración Bush criticaba fuertemente su estilo de gobierno en ese momento y había aprobado públicamente un golpe de estado en 2002, que finalmente falló.

"Durante la reunión, Chávez instó al grupo, en sustancia y en parte, a promover sus objetivos de política, incluido el combate a los Estados Unidos al 'inundar' el país con cocaína", dijo una declaración jurada en los documentos escritos por un Agente de la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos. El ex juez de la Corte Suprema fue identificado como Eladio Aponte, quien huyó a Estados Unidos en 2012 y ha sido testigo de casos de drogas, dijo una persona familiarizada con su rol en las investigaciones.

El gobierno venezolano del presidente Nicolás Maduro, quien fue elegido cuidadosamente por Chávez para sucederlo, no respondió a las solicitudes de comentarios.

Los documentos fueron archivados en un tribunal en España por funcionarios estadounidenses que buscan la extradición de Hugo Carvajal, un ex general que encabezó la dirección de inteligencia militar de Chávez, por cargos de tráfico de drogas. Carvajal, quien fue detenido brevemente en Aruba en 2014 por una acusación de los Estados Unidos, fue arrestado en Madrid en abril mientras viajaba con un pasaporte falso, de acuerdo a las autoridades.

Reportado por primera vez por El Mundo, un periódico de Madrid, los documentos afirman que Chávez y otros líderes del gobierno colaboraron con altos funcionarios militares y judiciales para facilitar el movimiento de cocaína desde Colombia a través de Venezuela y hacia los Estados Unidos. Los documentos no determinan si una entrega específica de cocaína ordenada por Chávez llegó a las costas de Estados Unidos, pero los fiscales alegan que los funcionarios venezolanos tomaron medidas que permitieron en gran medida a los narcotraficantes.

Hugo Carvajal fue un hombre de extrema confianza de Hugo Chávez por dos décadas (Foto: Archivo)

Hugo Carvajal fue un hombre de extrema confianza de Hugo Chávez por dos décadas (Foto: Archivo)

Como parte de una alianza con las FARC, la declaración jurada dice que el gobierno de Venezuela discutió la división de las ganancias de las drogas y proporcionó armas a los rebeldes para luchar contra el gobierno colombiano. Los funcionarios estadounidenses caracterizaron a los oficiales militares venezolanos como una pandilla llamada "Cártel de los Soles", una referencia a la insignia utilizada por los generales venezolanos.

"Los objetivos del Cártel de los Soles incluían no solo enriquecer a sus miembros sino también usar la cocaína como arma contra los Estados Unidos debido a los efectos adversos de la droga en los usuarios individuales y el potencial de un daño social más amplio", dijo una acusación más amplia contra Carvajal, en uno de los documentos enviados a la corte española.

Un antiguo fiscal venezolano ahora en el exilio en Colombia dijo en una entrevista que Venezuela comenzó a emerger como una plataforma para la cocaína con destino a Estados Unidos después de que Chávez rompió relaciones con la DEA, una afirmación hecha en los documentos estadounidenses presentados en España. La cocaína colombiana fue enviada desde Venezuela a través de sus aeropuertos y puertos, dijo el fiscal Zair Mundaray. Indicó que la política era un factor motivador para el liderazgo venezolano.

"Chávez fue muy ortodoxo desde la perspectiva de que todo estaba sobre la mesa en la lucha contra el enemigo", manifestó Mundaray, quien llegó a ser el número dos en la oficina del fiscal general venezolano.

Un ex alto funcionario estadounidense a quien se le mostraron los documentos archivados en España dijo que era la primera vez que veía a las autoridades estadounidenses alegando que el patrocinio de Chávez del narcotráfico constituía una estrategia formal para debilitar a los Estados Unidos. "Dicho eso, tiene sentido para un régimen que se ha visto durante mucho tiempo en una guerra asimétrica con nosotros", aseguró el ex funcionario.

La declaración jurada dice que la coordinación entre la guerrilla y el gobierno venezolano para traficar cocaína se discutió en reuniones con Carvajal que incluyeron a Diosdado Cabello, un aliado cercano de Chávez que ahora se considera el segundo hombre más poderoso del régimen de Maduro, y Tareck El Aissami, también un alto funcionario actual. En una reunión, Cabello describió rutas marítimas y terrestres de tráfico de drogas a través de Venezuela, según los documentos. En otro, Carvajal dijo que la coordinación con los "camaradas", es decir, las FARC, iba bien.

Carvajal y Cabello en 2013 enviaron lanchas rápidas cargadas con lo que parecía ser cocaína desde una playa en el oeste de Venezuela, según otro testigo mencionado en los documentos, identificado como Leamsy Salazar por una persona familiarizada con la investigación. Salazar, entonces parte de los detalles de seguridad de Cabello, desertó a Estados Unidos en 2015.

Cabello y El Aissami, ambos en la lista negra de Estados Unidos por presunto tráfico de drogas, han dicho públicamente que son inocentes. No respondieron las solicitudes de comentarios.

Los documentos describen cómo un envío de drogas con 5,6 toneladas de cocaína se planeó cuidadosamente pero terminó en desastre en 2006 cuando un DC-9 que transportaba las drogas en ruta a los Estados Unidos se vio obligado a aterrizar en Campeche, México, debido a problemas mecánicos. La policía arrestó a los pilotos y confiscó la cocaína.

En una reunión de 2008 en un rancho en el que Chávez se reunía con el comandante guerrillero de las FARC Luciano Marín, el presidente llamó por teléfono a Carvajal y le dijo que proporcionara armas a los guerrilleros, según Salazar, ex guardaespaldas.

En la reunión, Chávez también le comunicó a Marín que los fondos provistos por Petróleos de Venezuela, la compañía petrolera estatal del país, pagarían los uniformes, computadoras y botes necesarios para la guerrilla. Salazar dijo que también escuchó a Chávez en la llamada con Carvajal decir que algunas de las armas que se proporcionarían a la guerrilla habían sido utilizadas anteriormente por el ejército venezolano, mientras que otras habían sido adquiridas de Rusia. Las solicitudes de comentarios en la compañía petrolera no fueron respondidas.

El mes pasado, Marín, uno de los principales negociadores del acuerdo de paz firmado entre la guerrilla y el gobierno colombiano en 2016, anunció públicamente que volvería a tomar las armas contra el gobierno colombiano. Poco antes del anuncio, el presidente Maduro había declarado públicamente que él y otro comandante guerrillero eran "líderes de paz", que serían bienvenidos en Venezuela.