EL ESPECTADOR HN | NOTICIAS DE HONDURAS Y EL MUNDO

La portavoz de la Casa Blanca deja el puesto tras casi dos años de trabajo turbulento


| MUNDO | 14 de Junio del 2019

Comparta esta Noticia


La portavoz de la Casa Blanca deja el puesto tras casi dos años de trabajo turbulento

Esta parece ser una de las bajas amistosas de la Casa Blanca de Trump, convertida en un ir y venir de personal desde que el republicano puso sus pies en ella en enero de 2017. Sarah Huckabee Sanders dejará su puesto como portavoz a finales de este mes, tras casi dos años en el cargo marcados por las turbulencias, a veces por las falsedades o inexactitudes de su presidente, o por el temperamento público de este, o por el propio tumulto de Washington, con la trama rusa o los conflictos geopolíticos de por medio. El mandatario anunció su marcha en Twitter con buenas palabras y le deseó, además, que se presente a gobernadora de su Estado, Arkansas, en lo que no se sabe si es un comentario ligero o el avance de una noticia. Al fin y al cabo, y lo sabe bien Sanders, la comunicación es un asunto complejo en esta Administración.


Formó parte del equipo de Donald Trump desde la campaña y fue adjunta del portavoz, Sean Spicer, hasta su dimisión en julio de 2017 (tras apenas seis meses en el cargo, también, caracterizados por los conflictos y la tensión con los periodistas). Entonces Sanders, hija de un exgobernador de Arkansas, pasó a la primera línea y se convirtió en fiel escudera de un estilo de comunicación presidencial más que heterodoxo: Trump ha normalizado el ataque personal en Twitter y plagado de falsedades o errores sus discursos públicos.

El informe del fiscal especial Robert S. Mueller sobre la trama rusa y el posible delito de obstrucción a la justicia contra Trump la dejó malparada: a los investigadores les reconoció que aquello que había dicho a los medios de comunicación de que muchos miembros del FBI le habían manifestado su contento por el despido de James Comey no se basaba en nada. También ha roto con la tradición de las ruedas de prensa diarias que los portavoces solían convocar: hace casi tres meses que no da ninguna, aunque el presidente responde a preguntas e improvisa ruedas de prensa continuamente.