Prohibición del aborto en Honduras: “la agresión y desdén del Estado frente a los derechos de las mujeres"

"El país se caracteriza por altos índices de violencia en contra de las mujeres"...


| HONDURAS |

Comparta esta Noticia


Prohibición del aborto en Honduras: “la agresión y desdén del Estado frente a los derechos de las mujeres"
-> Ivonne Turcios <-
27 de Enero del 2021

Ipas México da un análisis exhaustivo de la reciente ley aprobada para no legalizar el aborto, considera que son alarmantes los niveles de hostilidad que viven las niñas y mujeres en este país de Centroamérica, donde tienen nulo acceso a servicios integrales de salud sexual y reproductiva. Asimismo, establece que la prohibición absoluta del aborto priva a la mujer del acceso a procedimientos que, en algunos casos, podrían salvarle la vida. “Honduras es un país en el que las niñas, adolescentes y mujeres adultas enfrentan un contexto de permanente violación a sus derechos humanos, incluidos sus derechos sexuales y reproductivos, a manos de autoridades cuyos intereses políticos prevalecen por encima de la salud y vida de las mujeres hondureñas”.

Reitera que las mujeres del país no pueden decidir sobre su cuerpo, incluso en situaciones que amenacen su vida. Honduras es uno de los 26 países en el mundo y uno de los cinco países en América Latina en el que existe una prohibición absoluta del aborto incluso en los casos de violación e incesto o si el embarazo representa un riesgo a la salud o vida de la mujer o el feto imponiendo penas de prisión de tres a seis años para la mujer que consienta la interrupción del embarazo y el profesional sanitario que la asista en el procedimiento, lo que contribuye a las ya elevadas tasas de mortalidad y morbilidad materna que enfrenta el país.

Además, “el país se caracteriza por altos índices de violencia en contra de las mujeres, incluyendo violencia sexual en contra de niñas y adolescentes. A pesar de ello, el acceso y uso de la pastilla de anticoncepción de emergencia están también prohibidos, negando la posibilidad de evitar un embarazo impuesto y forzado producto de violencia”. A pesar de todo este contexto que atenta contra la seguridad y salud de las mujeres, el pasado 21 de enero el Congreso Nacional de Honduras aprobó una iniciativa conocida como el “Escudo contra el aborto en Honduras”, propuesta por el legislador y vicepresidente del parlamento Mario Alonzo Pérez López.

Lea también:Desarticulan estructura criminal de presuntos traficantes de personas en la zona sur del país

"Esta iniciativa ha generado preocupación e indignación por parte de la comunidad internacional"

"Esta iniciativa ha generado preocupación e indignación por parte de la comunidad internacional"

Asimismo, el informe analiza que “la iniciativa de ley tiene como propósito modificar el artículo 67 de la Constitución para establecer que “se considera prohibida e ilegal la práctica de cualquier forma de interrupción de la vida del que está por nacer, a quien debe respetársele la vida en todo momento. Serán nulas e invalidas las disposiciones legales que establezcan lo contrario”.

También propone aumentar el número de votos requeridos previstos en la Constitución para aprobar una reforma constitucional en caso de presentarse cualquier intento de reforma futura a este artículo.

Ante el ya precario contexto de protección y garantía de los derechos de las mujeres en Honduras, esta iniciativa ha generado preocupación e indignación por parte de la comunidad internacional y de los mismos profesionales de la salud en Honduras. Miembros del Parlamento Europeo y expertas de los mecanismos de derechos humanos de Naciones Unidas y del sistema Interamericano han condenado la iniciativa por ser una medida regresiva de los derechos y llamado al Estado a cumplir con sus obligaciones en materia de garantía de los derechos humanos de las mujeres.

Diversas organizaciones como Ipas CAM (Centroamérica y México) “hemos rechazado la propuesta por ser discriminatoria en contra de las mujeres y por ser violatoria de los derechos humanos, que tendrían que ser garantizados por el Estado de Honduras. Y cuestionamos los motivos del Congreso Nacional para perpetuar la criminalización de un servicio de salud que las mujeres requieren y que puede salvar sus vidas”