La mesa multisectorial recomienda al gobierno avanzar en la fase I de la apertura económica en todo el país

Sector privado mantiene compromiso de acatar medidas para reducir el contagio de COVID-19...


| ECONOMIA |

Comparta esta Noticia


La mesa multisectorial recomienda al gobierno avanzar en la fase I de la apertura económica en todo el país
-> Redaccion El Espectador Hn <-
27 de Julio del 2020

HONDURAS. El presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), José Luis Rivera, sostuvo hoy que la empresa privada mantiene el compromiso de continuar ejecutando medidas que ayuden a prevenir más contagio del COVID-19 pero es necesario reabrir la actividad económica. La mesa multisectorial conformada por el sector privado, iglesias, productores, sociedad civil y otros, han recomendado al gobierno seguir con la fase 1 de la apertura económica en todo el país, luego de más de cuatro meses de confinamiento. 

"La empresa privada ha estado muy comprometida, cuando iniciamos el plan y que se dividió en fases, uno de esos compromisos era el seguimiento estricto de las medidas de bioseguridad; las Cámaras de Comercio y las diferentes asociaciones, hicimos programas para educar a nuestros afiliados y la industria en general", dijo.  Asimismo, expuso que "otro de los compromisos es la creación de triajes, lo cual se ha venido haciendo y ha venido a ayudar mucho a una detección temprana y al tratamiento oportuno de estos pacientes". 

En ese sentido, expuso que el mercado informal es el que no ha seguido estas reglas, esto  representa arriba del 60 ó 75% de la población económicamente activa, lo que equivale entre 2.5 a 3 millones de personas que están en la calle y muchas veces no siguiendo ningún protocolo de bioseguridad. "El compromiso de las empresas se ha estado cumpliendo y se va a seguir cumpliendo y esperamos que esto se vaya diseminando y que las autoridades hagan el trabajo que no podemos hacer en la periferia y con ese mercado informal", sostuvo. 

El empresario reconoció que la necesidad de la población es grande y todos comprenden la situación por lo que hay una obligación de ser respetuosos con uno mismo al aplicar las normas de bioseguridad y del mismo modo, exigir estas reglas a los clientes.