"¡No soy un robot!": por qué es cada vez más difícil probarle a un sitio web que eres humano


| TECNOLOGIA | 09 de Febrero del 2020

Comparta esta Noticia


"¡No soy un robot!": por qué es cada vez más difícil probarle a un sitio web que eres humano

Y todo se debe a un sistema automatizado llamado Captcha que, en su versión avanzada, pone a prueba tu capacidad de reconocimiento invariable, de segmentación y de análisis sistematizado El proceso llevado a cabo satisfactoriamente le confirma al sitio tu condición de humano y te permite seguir adelante, por ejemplo, con tu compra.  Es comprensible que sitios que ofrecen bienes y servicios quieran evitar el fraude, el hackeo y el spam, pero es incómodo que la inteligencia artificial te esté exigiendo de forma cada vez más exigente que demuestres que no eres un autómata.

¿De dónde viene el Captcha?

La prueba Captcha se llama así por las siglas en inglés del "Test público de Turing completamente automatizado para diferenciar a las computadoras de los humanos" (Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart) .  Originalmente, ese test fue desarrollado por el matemático y científico de la computación británico Alan Turing (1912-1954), que descifró el Código Enigma, la encriptación de las comunicaciones de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Turing creó el test en los años 50 para determinar si una computadora era capaz de pensar como un humano.

A partir de esa prueba, expertos en computación de la Universidad Carnegie Mellon, en Estados Unidos, desarrollaron el sistema Captcha a finales de los años 90, precisamente para evitar que personas pudieran programar robots automatizados para crear cuentas falsas en sitios web.