Las redes sociales y la Pandemia, dos factores que incrementaron la explotación sexual infantil en Honduras

El negocio con mayor ganancia después del narcotráfico en C.A...


| HONDURAS |

Comparta esta Noticia


Las redes sociales y la Pandemia, dos factores que incrementaron la explotación sexual infantil en Honduras
-> Claudia Cárcamo <-
16 de Noviembre del 2021

Muchos niños son obligados a venderse en contra de su voluntad, en El Espectador Hn nos tomamos la tarea de visitar una de las avenidas más concurridas de Tegucigalpa, en donde la prostitución infantil está a la vista de cualquier ciudadano.

“Si yo hablo me matan a mí, o a mis hermanos”, estas fueron las duras palabras que nos dijo una niña que se prostituye en una de las transitadas calles de la ciudad, la cual es obligada cada noche a vender su cuerpo, pues solo tiene dos opciones, cumple con la cuota o es encontrada muerta ella o sus hermanos, según nos comentó.

La triste realidad de las víctimas según lo narraron es que ocasiones intercambian su cuerpo a cambio de comida, protección de ellas y su familia; y es que la prostitución infantil es un fenómeno social que continúa afectando a los niños en el país, quienes muchas veces acaban engañados por redes de explotación sexual, y hasta los propios padres son quienes terminan vendiendo a sus propios hijos.

Muchas niñas son obligadas a vender su cuerpo a cientos de hombres que podrían ser su papá.

Muchas niñas son obligadas a vender su cuerpo a cientos de hombres que podrían ser su papá.

Los principales promotores de la explotación sexual son el trabajo infantil, la extrema pobreza entre otros.

Los principales promotores de la explotación sexual son el trabajo infantil, la extrema pobreza entre otros.

“A mí me dan la comida para mí y mi mamá”, fue lo único que pudo pronunciar otra de las niñas de la avenida, la cual llevaba un vestido bastante corto y cuyo rostro maquillado, reflejaba la tristeza en la que vive diariamente. Y es que cuando un niño ha huido de casa por los distintivos maltratos o el poco interés de los padres, las redes o padrotes aprovechan la oportunidad al verlos como mercancías generadoras de ingresos.

¿Qué dicen los protectores de la niñez en Honduras?

Una funcionaria del DINAF, Teresa Godoy nos mencionó que los principales promotores para que un niño este vulnerable ante padrotes o redes de explotación son el, Trabajo Infantil, familias en extrema pobreza y últimamente las redes sociales, “La explotación Sexual es la utilización de una o varias personas en cualquier acción de naturaleza sexual que se realiza mediante un precio, recompensa o promesas remuneradas". 

Asimismo, Honduras ha ratificado instrumentos internacionales y leyes para proteger a los infantes, pese a esto, los casos de explotación sexual incrementan cada vez más en medio de una sociedad carente de sensibilidad humana, es decir, actualmente una niña o niño camina solo por las calles en horas de noche, con vestimenta poco apropiada; y la reacción del hondureño son dos, observar y callar o contribuir a esta explotación infantil.

Wilmer Vásquez, defensor de derechos humanos comentó que la falta de información hace que se vea normal.

Wilmer Vásquez, defensor de derechos humanos comentó que la falta de información hace que se vea normal.

El director Ejecutivo de la Red COPROEN, Wilmer Vásquez, nos reveló que, “La falta de información lleva a que la población crea que es normal que en una comunidad pueda estar pasando el abuso sexual, que las personas lo ven como una simple prostitución” dijo también que el desinterés de los familiares aporta a que den estas situaciones.

De igual forma Godoy afirmó que a raíz de la Pandemia, padres han vendido a sus hijos, “Se dan algunos casos en donde la explotación sexual comercial acarrea el abuso y la venta de niñas valiéndose de la vulnerabilidad de las familias, falta de educación de los padres, desconocimiento del delito y sus modalidades, en efecto la pandemia y los desastres naturales aumentaron las condiciones de vulnerabilidad de los niños”.

Cabe resaltar que, estas infantas son constantemente vigiladas lo que impide tener un momento más cercano con las niñas, a menos que sea para solicitar los servicios sexuales, de lo contrario cuyos verdugos podrían reprenderlas.  A la vez, tanto Godoy y Vásquez concluyeron que lo que se necesita para erradicar este fenómeno es, Campañas de concientización a padres y cuidadores, primarios, Control de las redes sociales y aparatos electrónicos por parte de los padres, Introducción del tema a las escuelas, Persecución e investigación del delito eficaz, Socialización de las características de la víctima y el agresor en diferentes espacios clave y Políticas públicas orientadas a la prevención del delito.