El trágica amor entre una estadounidense y un narco mexicano


| MUNDO | 05 de Junio del 2020

Comparta esta Noticia


El trágica amor entre una estadounidense y un narco mexicano

En el narco corrido llamado “El Zorro de Ojinaga” relataba que Pablo Acosta Villarreal dio al gobierno de Estados Unidos detalles sobre los movimientos comunistas y la guerrilla en la frontera con México. Sin embargo, en el país se le recuerda como uno de los iniciadores del tráfico de drogas a gran escala.  Acosta Villarreal controlaba el crimen a lo largo de un tramo de doscientas millas de la frontera entre Estados Unidos y México. En el apogeo de su poder, contrabandeaba 60 toneladas de cocaína por año para los colombianos, además de las incalculables cantidades de marihuana y heroína que eran el pilar de su negocio. Fue el mentor y socio comercial de Amado Carrillo Fuentes, el llamado “Señor de los Cielos”, quien se hizo cargo después de la muerte de Acosta y posicionó al cártel de Juárez como uno de los más importantes de México y Estados Unidos.

Carrillo Fuentes es recordado porque tuvo la audacia de robarle 12 toneladas de cocaína a Pablo Escobar del cártel de Medellín, pero antes de poderse vengar, el colombiano fue abatido. Hizo su base de operaciones en la ciudad fronteriza de Ojinaga, Chihuahua y tuvo su pico más alto entre 1984-1986. La estadounidense Mimi Webb Miller fue su compañera sentimental y una de las últimas personas que lo vio con vida.

Mimi nació en Texas, creció en Wichita Falls, dentro de una prominente familia en la que había políticos. Viajaba constantemente a California, donde era directora de casting en una agencia que producía comerciales.