La advertencia de médicos británicos: algunos respiradores chinos pueden matar a los pacientes de coronavirus


| MUNDO | 30 de Abril del 2020

Comparta esta Noticia


La advertencia de médicos británicos: algunos respiradores chinos pueden matar a los pacientes de coronavirus

Médicos del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés) de Sandwell y West Birmingham alertaron acerca del uso de respiradores mecánicos chinos que ya provocaron la muerte y causaron daño en al menos 250 pacientes que contrajeron el coronavirus Sars-CoV-2 que provoca la enfermedad COVID-19. Los ventiladores fueron comprados por el propio gobierno de Boris Johnson que en su momento agradeció al régimen de Beijing por la venta de este equipamiento. Sin embargo, los profesionales que lo utilizan a diario desaconsejaron su utilización por peligrosa.

Los respiradores son modelo Shangrila 510 y fabricados por la empresa Beijing Aeonmed, uno de los productores más grande de China. La queja de los profesionales fue hecha por medio de una carta escrita por un médico anestesista de unidades de terapia intensiva del área de Birmingham, una de las más golpeadas del reino por la cantidad de infectados. La misiva fue enviada a autoridades de la NHS aunque no está claro si tomaron nota del reclamo. Luego, el mismo escrito fue remitido al periodista Alexander Smith de la cadena de noticias NBC News.

“Creemos que si se usa, es probable que se produzcan daños significativos al paciente, incluida la muerte”, según una carta fechada el 13 de abril. “Esperamos con ansias la retirada y el reemplazo de estos ventiladores con dispositivos que estén en mejores condiciones para proporcionar ventilación de cuidados intensivos a nuestros pacientes”, añadieron los expertos, cuyas identidades se mantienen en reserva.

De acuerdo a su experiencia, los ventiladores son de mala calidad y “básicos”, no pueden ser higienizados de forma correcta -lo que aumenta el peligro de contagio- y sin una apropiada conexión de la manguera que lleva oxígeno al paciente entubado. Para peor, este tipo de maquinaria es totalmente ajena a las que previamente utilizaron los médicos británicos y a los cuales están acostumbrados.