Aislados por el coronavirus, los pueblos indígenas batallan además contra el hambre


| MUNDO | 13 de Abril del 2020

Comparta esta Noticia


Aislados por el coronavirus, los pueblos indígenas batallan además contra el hambre

Cada mañana, antes de clases, 40 niños del grupo indígena más numeroso de Colombia, los wayuu, se reúnen en una escuela en el vasto desierto a lo largo de la costa colombiana para desayunar. Para muchos de ellos, esa arepa mañanera es la única comida del día. Pero desde hace dos semanas, cuando Colombia entró en cuarentena y las escuelas cerraron, Josefa García, administradora de la escuela, no recibe ningún alimento de parte del Ministerio de Educación del país. Los niños tampoco. “Tenemos miedo de que si no nos morimos del virus”, dice García, de 68 años, “morimos de hambre”.

La propagación global del nuevo coronavirus ha puesto a millones de indígenas en alerta máxima, conscientes de que unos pocos casos pueden desencadenar el desastre en lugares alejados de los hospitales o con poco acceso al agua y el jabón.

Pero junto con la preocupación sobre futuras infecciones está la preocupación por la cena de esta noche, o el almuerzo de mañana. Muchas comunidades nativas no están preparadas para meses de parálisis económica. Y en los peores casos, las medidas de aislamiento ya están causando emergencias.“El poco de comida que nos quedó se nos terminó”, dice Adolfo Jusayú, de 55 años y padre de cuatro niños pequeños.

Algunos Wayuu de Venezuela han salido del país y llegado a Colombia (Adriana Loureiro Fernandez para The New York Times)

Los pueblos indígenas de América están tratando de defender a sus comunidades de la pandemia. Pero para muchos, el aislamiento puede convertirse muy pronto en penuria