La langosta: la plaga bíblica que la ciencia no ha podido parar


| MUNDO | 07 de Febrero del 2020

Comparta esta Noticia


La langosta: la plaga bíblica que la ciencia no ha podido parar

Informe emitido el 3 de febrero de 2020 por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) advirtió que la situación sigue siendo "extremadamente alarmante". El área más afectada es el llamado Cuerno de África, que comprende Somalia, Etiopía y Eritrea, donde los enjambres de langostas representan un "peligro sin precedente para la seguridad alimentaria y los medios de vida de sus habitantes.

Los voraces insectos han hecho estragos en Kenia al invadir al menos 14 condados en el norte centro y sur de un país que no había visto una plaga igual en los últimos 70 años. El trópico africano en febrero ofrecerá las condiciones climatológicas ideales para que la eclosión de los huevos que ya han sido enterrados en la tierra húmeda. La FAO teme que las bandadas de langostas continuarán creciendo en esos países y llegarán a Uganda y Sudán.

Las naciones costeras del Mar Rojo también sentirán el avance de un enjambres cerca de la frontera entre Egipto y Sudán, Yemen, el suroeste de Arabia Saudita y Omán.

Situación general de los enjambres de langosta para enero del 2020. Captura de pantalla del FAO Desert Locust Bulletin, No. 496, 3 de febrero de 2020.

Situación general de los enjambres de langosta para enero del 2020. Captura de pantalla del FAO Desert Locust Bulletin, No. 496, 3 de febrero de 2020.

 

Las autoridades también advierten que las fuertes precipitaciones caídas en los terrenos mullidos que cubren millones de huevos fecundados en la costa sureña de Irán darán paso al menos a dos generaciones numerosas de éstos los insectos.

Expertos han señalado que un enjambre de langostas del tamaño de París consumirá la misma cantidad de alimento que la mitad de la población de Francia.  Los gobiernos y las autoridades de los organismos internacionales son agarrados fuera de guardia ante un problema que ha ocurrido desde hace milenios.

 

allAfrica.com@allafrica

Ver imagen en Twitter

 

La lluvia de langostas es la octava de las 10 plagas que, según el Antiguo Testamento y la Torá, envió Dios a los egipcios para que permitieran partir a los hebreos.

"Así dice el Señor, el Dios de los hebreos: «¿Hasta cuándo rehusarás humillarte delante de mí? Deja ir a mi pueblo, para que me sirva.  Porque si te niegas a dejar ir a mi pueblo, he aquí, mañana traeré langostas a tu territorio.  Y cubrirán la superficie de la tierra, de modo que nadie podrá verla[g]. También comerán el resto de lo que ha escapado, lo que os ha quedado del granizo, y comerán todo árbol que os crece en el campo.  Y llenarán tus casas, las casas de todos tus siervos y las casas de todos los egipcios, algo que ni tus padres ni tus abuelos han visto desde el día que vinieron al mundo[h] hasta hoy", narra el libro del Éxodo. 

El biólogo molecular Sirio Trevisanato explicó hace unos años que los relatos de las sagradas escrituras seguramente se basaron en una enorme erupción volcánica en la isla griega de Santorini, en el Mar Egeo, que habría creado las condiciones ideales de humedad y lluvia que favorece la reproducción de las langostas.

 

FAO@FAO


Video insertado

 

Ya entrado el siglo XX, las autoridades de Estados Unidos se vieron forzados a sacar a la Guardia Nacional del Ejército para combatir con lanzallamas el pernicioso avance de una plaga de langostas por el estado de Colorado.