Cada vez hay menos monjas: las miserables condiciones laborales y los abusos sexuales de sacerdotes lo explican


| MUNDO | 26 de Enero del 2020

Comparta esta Noticia


Cada vez hay menos monjas: las miserables condiciones laborales y los abusos sexuales de sacerdotes lo explican

La drástica caída en el número de monjas en el mundo se debe en parte a las terribles condiciones laborales y a los abusos sexuales y de poder que sufren a manos de sacerdotes y de sus propias superioras, según lo afirmó esta semana la revista para mujeres del Vaticano. La publicación Women Church World dedicó su edición de febrero al desgaste, trauma y la explotación que las hermanas religiosas.

La revista reveló el jueves que el papa Francisco ha autorizado el establecimiento de una casa especial en Roma para monjas dadas de baja por sus congregaciones, quedándose prácticamente en la calle, ante lo cual algunas han sido obligadas a prostituirse para sobrevivir.

“Hay algunos casos en verdad difíciles, en los que los superiores retuvieron los documentos de identidad de las hermanas que querían dejar el convento, o de quienes fueron expulsadas”, dijo a la revista el cardenal Joao Braz di Aviz, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica del Vaticano.

“Hubo casos también en los que ellas se prostituyeron para sustentarse", agregó. "¡Se trata de exmonjas!”.

“Tenemos a personas heridas de las que necesitamos recuperar su confianza. Debemos cambiar esta actitud de rechazo, la tentación de ignorar a estas personas y decirles 'ustedes ya no son nuestro problema'”.“Todo esto debe cambiar totalmente”, agregó.

La Iglesia católica ya ha había detectado una persistente caída en el número de monjas en el mundo, debido al fallecimiento de las hermanas ancianas y la disminución de las mujeres jóvenes que las sustituyen.Las estadísticas del Vaticano de 2016 muestran que el número de hermanas disminuyó en 10,885 respecto del año previo, a un total de 659,445 a nivel global. Diez años antes, había 753,400 monjas en el mundo. Esto significa que la Iglesia católica perdió casi 100,000 hermanas en una década.

La revista ya ha acaparado titulares en el pasado por sus artículos en los que ha expuesto los abusos sexuales de monjas a manos de sacerdotes y las condiciones casi de esclavitud en las que a menudo las hermanas son obligadas a trabajar: sin contratos, y algunas haciendo labores serviles de limpieza para cardenales.