"No debo nada, me quieren capturar por tener las letras MS tatuadas": los expandilleros atrapados por Bukele

Bukele tiene una guerra en contra de las maras en El Salvador...


| MUNDO |

Comparta esta Noticia


"No debo nada, me quieren capturar por tener las letras MS tatuadas": los expandilleros atrapados por Bukele
-> Redacción El Espectador Hn <-
21 de Abril del 2022

"Smiley" está escondido en algún rincón del occidente salvadoreño. Su libertad está amenazada desde que la madrugada del 27 de marzo el Congreso de El Salvador decretara el régimen de excepción en el país como parte de lo que el presidente Nayib Bukele llama "guerra" contra las pandillas.

"Smiley", sobrenombre para proteger su identidad, asegura ser un expandillero, pero se oculta de la policía y del ejército porque lleva tatuadas las iniciales de la Mara Salvatrucha (MS13), una de las bandas del país.

Lea también: Barril de petróleo baja 2 dólares por señales alentadoras en conversaciones entre Rusia y Ucrania

Sólo eso basta ahora para ir a la cárcel en El Salvador.

La medida de excepción que solicitó el presidente Bukele tras una ola de asesinatos suspende el derecho a la defensa, a la libertad de asociación, a la inviolabilidad de la correspondencia y permite la intervención de las comunicaciones sin orden judicial así como la detención de cualquier persona hasta por 15 días.

Ante las denuncias de excesos policiales y de imposición de cuotas de arrestos, Bukele cifró en un máximo de un 1% los detenidos que pueden ser inocentes.

"Smiley" dejó de ser un miembro activo de la MS13 hace 11 años, cuando fue deportado desde Los Ángeles, lugar de origen de la pandilla, aunque los tatuajes pandilleriles sigan sobre su piel.En Estados Unidos pagó seis años de cárcel. Cuando volvió a El Salvador no le gustó el modo de operar de su pandilla y prefirió "vivir tranquilo", asegura ahora desde su celular a BBC Mundo.

Lea también: Ironía en la guerra: Estados Unidos suministra a Ucrania helicópteros de guerra de fabricación... rusa

Hasta hace tres semanas vendía paletas heladas en la calle, pero ahora ya no sale a trabajar. "Estoy encerrado, no sé ni cómo hacer a veces. Yo no tengo por qué andar así, si yo no debo nada", dice afligido.

"Tengo DUI (documento oficial), licencia, todo en regla. No debo nada. Yo no vivo de nada de eso del barrio (pandilla). Yo trabajo", sostiene irritado. "Sólo por tener las letras (M y S tatuadas)", dice sobre el temor a ser detenido.

Testimonio de pandilleros salvadoreños

Testimonio de pandilleros salvadoreños