Conozca la historia de quién inventó la toalla sanitaria y porqué nunca ganó dinero con su invento

“Cuando descubrieron que yo era negra, el interés bajó”...


| LO_CURIOSO |

Comparta esta Noticia


Conozca la historia de quién inventó la toalla sanitaria y porqué nunca ganó dinero con su invento
-> Ivonne Turcios <-
09 de Febrero del 2021

Mary Beatrice Davidson Kenner, fue una inventora estadounidense reconocida principalmente por el desarrollo del cinturón sanitario; un precursor a la actual toalla femenina o sanitaria. Fue durante los años 50, cuando Kenner revolucionó la higiene femenina, ya que desarrolló el llamado “cinturón sanitario” en el cual las mujeres podían colocarle paños a prueba de agua en vez de los incómodos trapos de tela, que llegaban a causar infecciones y manchas en sus ropas.

La inventora nació en Carolina del Norte y provenía de una familia de inventores. Su padre, fue también un creador de implementos que ayudaban a hacer más prácticas tareas de la vida cotidiana. Por ejemplo: una plancha de ropa portátil, un limpiador de ventanas para trenes y una camilla con ruedas. Así mismo el abuelo de Mary, inventó una señal luminosa también para trenes, y su hermana Mildred Davidson sacó varios juegos de mesa.

Para el año 1956, finalmente Mary Kenner pudo ahorrar suficiente dinero para obtener su primera patente del cinturón sanitario. Pero fue Sonn-Nap-Pack Company, una empresa la primera en interesarse por el invento, pero al final la rechazaron cuando se enteraran de que era una mujer de origen afroamericano.

Lea también:

Un día fui contactada con una compañía que expresó su interés en mi idea de marketing. yo estaba tan jubilosa. Yo vi caballos, coches, y todo lo demás venía hacia mi camino. Lo siento por decirlo, cuando descubrieron que yo era negra, el interés bajó. El representante de la compañía volvió a Nueva Nork y me informó que la compañía ya no estaba interesada” Mary Kenner.

A pesar de su continua lucha por mejorar la vida de las mujeres, Kenner nunca ganó dinero con el cinturón sanitario, porque su patente expiró y se convirtió en dominio público, lo que le permitió fabricarla libremente. El cinturón podría parecer ropa interior normal de mujer, sin embargo, se utilizaba aparte, y únicamente se tenía que colocar las compresas a prueba de agua en un bolsillo que tenía integrado.

A pesar de su continua lucha por mejorar la vida de las mujeres, Kenner nunca ganó dinero con su invento

A pesar de su continua lucha por mejorar la vida de las mujeres, Kenner nunca ganó dinero con su invento