Un genio puro que aprendió a leer, escribir y multiplicar a los 2 años

William afirma que usará sus capacidades para mostrar que Dios existe...


| LO_CURIOSO |

Comparta esta Noticia


Un genio puro que aprendió a leer, escribir y multiplicar a los 2 años
-> Ivonne Turcios <-
05 de Enero del 2021

A los 6 meses, según cuentan sus padres, William ya reconocía los números, a los 7 empezó a pronunciar frases completas. Con 2 años sabía ya leer, escribir y multiplicar. A los 4 aprendió a leer en griego, con un año más conocía la geometría y a los 7 dominaba conceptos de trigonometría.

Willyam estudia en un Community College que se encuentra en el condado de Allegheny, en Pennsylvania (EE.UU.) Uno de los profesores de William, Aaron Hoffman, cuenta que el niño es el único que no toma apuntes en el aula. Se limita a escuchar, a leer y a absorber conocimientos.

Lea tambié: Welsy Vásquez: “voy a pedir la interpelación del señor Oscar Rivera como comisionado del RNP”

En una entrevista, William Maillis revela que quiere ser astrofísico para lograr un objetivo muy específico en la vida: ayudar a la ciencia a “probar que Dios existe”. William quiere demostrar que sólo una fuerza externa es capaz de formar el universo. Para avanzar en los estudios, proyecta profundizar sus conocimientos de Física y Química, conseguir un doctorado y mostrar que las teorías de los físicos Albert Einstein y Stephen Hawking sobre el Universo no son correctas. “Quiere demostrar a todos que Dios existe, porque sólo una fuerza externa podría ser capaz de dar vida al cosmos”, explicó su padre, Peter, contando que su hijo se dedica a diario a desarrollar su propia teoría sobre la creación del Universo.

Su padre, Peter, que es sacerdote greco-ortodoxo, y su mujer, Nancy, siempre han apoyado a William en su itinerario, alentándolo y creyendo en sus potencialidades, incluso cuando a los 4 años no superó el test para acceder a la escuela primaria. Convencidos de que el error no estaba en las respuestas del hijo, sino en el esquema rígido del examen que no reflejaba su extraordinaria inteligencia, Peter y Nancy consultaron a un psicólogo de la facultad donde estudia el niño prodigio, quien definió a William como un “genio puro”.