El Real Madrid liquida al Getafe.


| DEPORTES | 04 de Enero del 2020

Comparta esta Noticia


El Real Madrid liquida al Getafe.

Con 0-2 en el marcador, las gradas del Coliseum se arrancaron con un «Bordalás, Bordalás, Bordalás te quiero» a ritmo de la famosa canción de carnaval brasileño. La merecida declaración de amor al técnico que ha puesto en órbita al Getafe fue el momento más alegre de la tarde. Con mucha diferencia. Se agradeció el momento musical en un partido áspero como sábado con resaca, donde el Madrid se trabajó una victoria imprescindible para empezar el año en condiciones. Los tres puntos le permitirán volar hacia la folclórica Supercopa de Arabia con buena cara, aunque su interpretación no fuera para abrir champán.

 

Camino del antepalco, en busca del café y el calorcito, un par de directivos del Madrid se preguntaban por Fede Valverde. Su ausencia en el once sorprendió y el discurrir de la primera parte provocó su añoranza. Zidane prefirió a Isco antes que al uruguayo en el Coliseum, ante un Getafe que no estaba para felicitar el año, ni mucho menos. En las minas que planta Bordalás en el centro del campo (qué manera de presionar su tropa) el malagueño quedó aturdido, sin apenas aire para controlar las pelotas que por allí pasaban como en máquina de pinball, imposibles de domar. Modric se buscaba la vida en la banda, sin mucha mejor suerte. Le tocaba más ir a tierra al corte que levantar la vista en busca de la playa. La encontró Casemiro en un buen pase al hueco en los primeros lances, sin que Bale aprovechara el desmarque. A los 24 minutos costaba leer en las notas de los cronistas en Getafe algo llamativo, sin que tampoco nadie se sorprendiera por ello.