El Salvador: Les dicen que familiar murió por la COVID-19 y al abrir el ataúd descubren que fue torturado


| CORONAVIRUS | 11 de Mayo del 2020

Comparta esta Noticia


El Salvador: Les dicen que familiar murió por la COVID-19 y al abrir el ataúd descubren que fue torturado

La familia de un joven padre de familia está exigiendo se investigue la muerte, luego de que les entregaran su cuerpo pidiéndoles que lo enterraran "sin abrir la caja" porque había fallecido a causa de la COVID-19. Increíblemente, al abrir el ataúd descubrieron que el hombre de 30 años había sido brutalmente torturado. Los hechos ocurrieron el pasado 6 de mayo cuando la familia de Luis Iván Mejía Bonilla, quien se encontraba preso en Zacatecoluca, departamento de La Paz, en El Salvador, recibieron noticias de que este se encontraba gravemente enfermo y posteriormente les indicaron que había fallecido del coronavirus

“Nos dijeron que había muerto de coronavirus y que no lo veláramos ni abriéramos la caja", explicó Adela Mejía, madre del fallecido, al diario local El Salvador. El documento iba firmado por la doctora Iris Emilia Rodríguez Chávez y ahí se indicaba que Mejía había fallecido a causa de un sangramiento en el tubo digestivo como consecuencia de la COVID-19. Cuando la hermana y otros familiares de la víctima acudieron al hospital de Santa Teresa en Zacatecoluca —donde lo habían ingresado— se les informó que el joven había fallecido y recibieron instrucciones de no acercarse a la camilla ubicada en un carro de policía donde se había colocado el cuerpo.

A sabiendas de que en vida Mejía era un joven sano y fuerte y que no tenía enfermedad crónica alguna, sus familiares exigieron se abriera el ataúd y lo que descubrieron los dejó helados: el muchacho estaba envuelto en una sábana, tenía el rostro y los ojos cubiertos de sangre y los dientes rotos. La familia procedió a tomarle fotos como prueba de su estado, que han presentado ahora a los medios locales.

Según sus familiares, Luis Iván trabajaba como payaso y músico callejero, y formaba parte del grupo musical de la iglesia católica del cantón Santa Teresa.

Al abrir el féretro, sus familiares pudieron observar que su cuerpo presentaba moretones en brazos y otras partes del cuerpo, así como señales de tortura, y sus manos aún estaban esposadas.

En todo el relato del caso existen incongruencias enormes entre la versión oficial que las autoridades le dieron a los familiares de Luis Iván Mejía Bonilla y lo que encontraron al abrir el ataúd.


Colapsan hospitales de Choluteca

HONDURAS| El Hospital del Sur en Choluteca confirma que no hay cupos para más pacientes y que su ho...
| CORONAVIRUS | 04 de Julio del 2020