La desgarradora y cruel historia del elefante que inspiró la película “Dumbo


| CINE | 05 de Abril del 2019

Comparta esta Noticia


La desgarradora y cruel historia del elefante que inspiró la película “Dumbo
Miedo, dolor y frustación. Así estuvo marcada la vida del elefante que inspiró el personaje de la película de Disney: “Dumbo”. Historia que ha sido retomada por el director Tim Burton, pero la cual dista mucho del verdadero calvario que vivió el paquidermo. Su verdadero nombre era Jumbo, que significa “hola” en suajili, fue bautizado así por Matthew Scott, quien sería su cuidador hasta sus últimos días de vida. Según historiadores fue capturado en 1862 en Abisinia ubicado en África. Aquel momento habría sido traumático, indican los expertos, sobre todo porque en esa época se acostumbraba a atacar con lanzas a la madre hasta que muriera y luego robarle su cría. Enfermo y atormentado por la violenta separación de su madre, Jumbo fue llevado a París en donde fue comprado por Abraham Bertlett, quien era director del zoológico de Londres.

Una vez en Estados Unidos, el animal fue bautizado como “el elefante más grande del mundo”

Una vez en Estados Unidos, el animal fue bautizado como “el elefante más grande del mundo”
Más tarde, en su biografía, Scott escribiría: “Nunca había visto a una criatura tan desamparada. El elefante estaba lleno de parásitos que se le habían introducido en la piel y que casi le habían comido los ojos”, esa fue la primer impresión que el cuidador tuvo al conocer al elefante. Tras varios meses en el zoológico, Jumbo recuperó su salud gracias a los cuidados, cariño y la alimentación que Scott le proporcionó. Sin embargo la belleza natural del paquidermo llamó la atención desmedidamente y pronto se convirtió en la atracción principal del zoológico londinense. Lo que lo llevó a tener que cargar en su lomo a cientos de personas que querían dar paseos sobre él y también llegaban para fotografiarse. Esa situación le generó un gran estrés a Jumbo, quien empezó a comportarse violentamente. Los relatos indican que en 1880 el animal estrelló sus colmillos, hasta quebrarlos, contra las rejas de su jaula. Fue entonces cuando Bertlett decidió deshacerse del animal. El dueño del zoológico no quería poner en riesgo al público y perder su negocio. Además solo el cuidador era capaz de tranquilizar al elefante dándole whisky, sin embargo Bertlett había dado la orden a los demás empleados que dispararán a matar si Jumbo se volviera a descontrolar. En 1882, Phineas Taylor Barnum compró al elefante por 10 mil dólares. Su nuevo dueño era propietario de un circo y lo embarcó en el Assyrian Monarch para trasladarlo a Nueva York. Scott, su cuidador, tuvo que viajar también ya que el elefante no obedecía a nadie más. Según publicaciones de la época, el animal se puso violento porque no quería embarcar e incluso rompió las cadenas. Durante el agobiante viaje, Jumbo sufrió mareos e incomodidades y por ello su cuidador continuaba dándole grandes cantidades de whisky.

Dumbo y su dolor.

Dumbo y su dolor.
Las intensas jornadas de trabajo deterioraron la salud de Jumbo, pero a su dueño Phineas poco le importaba. Hasta que finalmente murió en 15 de septiembre de 1885 tras ser atropellado por una locomotora. Jumbo tenía 24 años cuando murió mientras intentaba subir al vagón y fue atropellado cuando se encontraba de espalda. El hecho resultó inexplicable, nadie supo cómo la locomotora habría aparecido para estrellarse contra el elefante. Sus restos fueron donados. El esqueleto se destinó al Museo de Historia Natural de Nueva York y el cuerpo embalsamado a la Universidad Tuffts en Massachusetts. Años más tarde, un incendio en dicha universidad acabó con los restos de Jumbo. Tras la muerte del paquidermo, especialistas analizaron su esqueleto develando los severos traumas y deformaciones que le habrían generado los “inexplicables” ataques de ira. Según los expertos, el dolor que habría sentido Jumbo habría sido tan grande pues tenía fisuras en sus rodillas, deformación en la cadera y espalda. Además sufría de problemas dentales lo que también le habría generado infección en las encías. Jumbo medía 3.45 metros, según los expertos, eso indica que era un 20% más alto de que un típico elefante africano de su edad, que generalmente mide 2.84 metros. En cuanto a su peso, se estima que rondaba los 6 mil kilos.