Científicos chilenos descubrieron el huevo más grande de la era de los dinosaurios en la Antártida

Mide casi 30 centímetros y pesa 6,5 kilogramos...


| ARTE |

Comparta esta Noticia


Científicos chilenos descubrieron el huevo más grande de la era de los dinosaurios en la Antártida
-> Redacción El Espectador Hn <-
18 de Junio del 2020

Un grupo de investigadores chilenos descubrió en la Antártida el huevo más grande de la era de los dinosaurios. Mide casi 30 centímetros y pesa 6,5 kilos, y correspondería a un reptil marino que vivió hace más de 66 millones de años. El hallazgo también hace historia al ser el segundo huevo de mayor tamaño del que se tenga registro. ”Con este dato podemos comprender un poco más sobre la forma de reproducción de los grandes reptiles marinos de la era mesozoica o de los dinosaurios”, celebró David Rubilar, paleontólogo del Museo Nacional de Historia Natural y uno de los científicos que encontró los restos orgánicos.

MÁS DE 8 AÑOS DE INVESTIGACIÓN

Descubren en la Antártida el huevo más grande de la era de los ...

El fósil, de una apariencia rocosa ovalada, como una gran pelota desinflada, fue localizado durante una expedición en 2011 de investigadores de la Universidad de Chile y del Museo Nacional de Historia Natural a la isla Seymour, al noreste de la península Antártica. Tras más de ocho años de indagación junto con expertos estadounidenses de la Universidad de Texas en Austin, este miércoles la prestigiosa revista Nature publicó la conclusión.

El académico de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Chile Alexander Vargas explicó que el huevo tuvo una cáscara blanda “muy delgada” y que la madre, un reptil marino que probablemente fue un mosasaurio, midió “entre 7 y 17 metros”. ”Gracias a este hallazgo ahora sabemos que existen huevos de cáscara blanda de este tamaño. La masa límite de estos es de 700 gramos, entonces el ‘Antarcticoolithus bradyi’ viene a romper el esquema con sus 6.5 kilos, comparables a la masa del gran huevo del “ave elefante” de Madagascar y a los mayores huevos de los dinosaurios no aviares”, detalló el paleontólogo David Rubilar.

El descubrimiento marca un punto de inflexión tanto por su enorme tamaño como por su rareza, ya que es “inédito” que se preserve un huevo de cáscara blanda, que según el experto, “tienden a descomponerse con facilidad y no quedar preservados como fósiles”.